La realidad aumentada es un tipo de tecnología que permite la superposición de datos o información real sobre entornos reales y ofrece grandes posibilidades para el mundo del marketing. Esta tecnología hace posible, desde diferentes dispositivos móviles, enfocar con la cámara y ver sobre una imagen información añadida sobre lo que se observa. Las aplicaciones de realidad aumentada se pueden usar para un sinfín de actividades de promoción como búsquedas online, turismo y marketing móvil.

La realidad aumentada vio la luz como una tecnología aplicada a la formación corporativa, educación y ciencia, pero cada día va ganando terreno en el sector del marketing y la publicidad. La interacción con el cliente es un hecho muy valioso para cualquier estrategia de mercado porque permite al usuario tener una experiencia con la marca y qué mejor que con herramientas de realidad aumentada.

La realidad aumentada no sólo sirve para llamar la atención y llevar al límite al equipo creativo, sino que aporta contenidos de gran valor para los clientes. Gracias a esta tecnología se puede ver un producto antes de comprarlo o “usarlo” casi como si fuera real. El valor agregado es justo ese: la posibilidad de que tu usuario obtenga información útil a cerca de tu marca y de tus productos y servicios justo en lugares donde físicamente resultaría imposible. En este sentido, la realidad aumentada hace lo que antes era imposible.

Si quieres dar a conocer tu marca de una forma diferente, la realidad aumentada es una buena opción dentro de las herramientas de marketing no convencional. ¿Te atreves a probarla?