De repente una multitud de personas se reúne en un lugar público, empieza a cantar, bailar, hacer algo inusual y capta la atención de todos aquellos que se encuentran en los alrededores con una acción de carácter impactante y espectacular.  Si esta es la definición de una flashmob, ¿podríamos considerar las concentraciones de miles de aficionados del Barça en Canaletas saltando con sus banderas al viento y su voces que resuenan por toda la Rambla cantando “El Cant del Barça”  como una de las flashmobs de la ciudad que convoca a más gente de forma espontánea con la misma ilusión y pasión?

Nosotros creemos que sí, ya que no hay ni una celebración del triunfo del Barça que se precie sin que sus fans se reúnan en la emblemática y céntrica fuente de Canaletas, situada en la parte norte de las Ramblas de Barcelona.

¿Pero sabes por qué este lugar empezó a ser y sigue siendo el elegido para tal peregrinación?

Lo que más llama la atención es que una fuente tan pequeña concentre a centenares de seguidores de este equipo cada vez que el mismo gana un título y, además, ¡tan lejos del campo! Pero todo tiene una explicación y desde Belowactions hoy haremos un viaje en el tiempo para trasladarnos a los orígenes de lo que se ha convertido en una tradición en el mundo de las celebraciones deportivas.

En los años 30’, en Las Ramblas justo delante de la fuente de Canaletas, se abrió la sede de la redacción del diario deportivo “La Rambla”, dirigida por Josep Sunyol. En aquella época todavía no existían ni la mitad de los medios de comunicación con los que contamos ahora y enterarse en tiempo real de los resultados de los partidos era complicado, ya que no los teníamos ni a un click de nuestro ordenador, ni llegaban a nuestro móvil y ni siquiera podíamos escucharlos aun por la radio.

Los reporteros del diario “La Rambla” recibían por teletipo toda la información sobre los matches y solían colgar fuera de la sede los resultados de la jornada en una pizarra. Por eso los aficionados acudían a la puerta de la redacción ansiosos por saber si su equipo había ganado y así poder allí mismo celebrar la victoria. Y así es como, con el paso del tiempo, este escenario, por aquel entonces improvisado, se convirtió en el lugar tradicional de celebraciones deportivas.

Pero eso no es todo, y seguro que la mayoría de vosotros desconocen esta otra parte de la historia. En julio del 1935 Josep Sunyol, director de “La Rambla”, fue nombrado presidente del FC Barcelona y empezaron entonces a convocarse cada vez más ruedas de prensa, reuniones de la junta directiva y de los jugadores en el prestigioso Hotel Continental ubicado justo encima de la sede del periódicotal y como nos cuenta José Maria Malagarriga, director del hotel.

El Continental Barcelona, con una situación inmejorable en Las Ramblas, una de las calles más bonitas de la ciudad Condal, es así otro de los puntos de referencia emblemáticos para las victorias del prestigioso club fútbol. Además, gracias a sus vistas privilegiadas a las Canaletas y a la historia y tradición que lo envuelve, se ha convertido actualmente en el punto de encuentro de periodistas e importantes medios de comunicación para captar y retransmitir en directo los primeros y mejores momentos de celebración de la afición azulgrana.