La radio es uno de los medios publicitarios por excelencia y también uno de los más eficaces, siempre y cuando el contenido de las campañas sea original, capte la atención del público y transmita el mensaje de forma clara.

Un año más nos hemos encargado de idear y poder en marcha la campaña de radio para el Centre d’Estudis Monlau . Esta prestigiosa escuela de Barcelona avalada por más de 30 años de experiencia y con la que llevamos años colaborando en diferentes acciones de marketing, confío una vez más en nuestra experiencia en publicidad en medios para lanzar su nueva campaña promocional de los cursos que ofrece.

El éxito de nuestras acciones promocionales en la radio se basa en el desarrollo de las creatividades que llevamos a cabo teniendo en cuenta algunos aspectos muy importantes:

  1. Hay que ser coherente: lo primero y lo más importante es seleccionar bien la emisora en la que se va a emitir el mensaje, ya que su audiencia tiene que coincidir con el target  al que nos dirigimos como la mano a un guante. Antes de desarrollar cualquier campaña, realizamos un estudio, valoramos las audiencias, el target y determinamos las mejores franjas horarias para la emisión de los anuncios.  Por eso, para la campaña de Centre de Estudis Monlau, hemos apostado un año más por Flaix FM, ya que su tono desenfadado y su oferta musical se dirigen a un público prevalentemente local, joven, activo e inquieto. Ademas en en este caso, realizamos un estudio previo entre los estudiantes para conocer su emisora preferida , el resultado fue rotundo… Flaix FM.  Por lo tanto como decimos en marketing:  “ blanco y en botella…”.
  2. Hay que captar rápido la atención: debemos captar desde el primer segundo la atención del oyente, en caso contrario, el mensaje pasará absolutamente desapercibido. ¿Cómo? Hay muchas fórmulas, dependiendo del tono de tu mensaje: música o sonidos disruptivos, el uso de silencios, voces conocidas o el humor.
  3. Hay que fijar la marca: un error clásico en radio es el de no transmitir con suficiente fuerza cuál es la marca o producto que promocionamos. No debemos olvidar que la radio “no se ve”.
  4. Hay que transmitir un solo mensaje: otros medios, como la prensa o la televisión, pueden permitirse el lujo de transmitir un mensaje principal y reforzarlo con mensajes secundarios en cartela o sobreimpresiones. En radio, esto resulta una mala práctica. Tienes 20 o 30 segundos para introducir la cuña, fijar la marca y dejar claro lo que queremos contar sin más ayuda que el discurso oral.
  5.  Hay que cuidar el ritmo: en radio, la cadencia y el ritmo de locución son claves para el entendimiento del mensaje; éste debe marcar el discurso y nunca al revés. Por tanto, hay que poner atención a que el ritmo sea el adecuado para que el mensaje sea claramente comprensible.
  6. Hay que buscar la voz adecuada: un buen locutor no lee una cuña; la sabe interpretar, le aporta valor, la humaniza y le da personalidad. 

“La Radio es el teatro de la mente y lo reúne todo, los personajes y las situaciones junto con las palabras” (David Ogily)

Aquí puedes escuchar las dos cuñas de radio  que hemos realizado para la escuela. Dos  guiones de  mini-historias que trasladan a situaciones reales y que nos dan una pincelada del abanico de oportunidades profesionales que la formación en el Centre d’ Estudis Monlau brinda a sus alumnos: