Existen muchos canales diferentes para llamar la atención. Lo bueno es que existen muchas vías ordinarias para convertirlas en cosas extraordinarias. La clave para tener éxito  está en la diferenciación. Esta es la filosofía de Belowactions – Marketing No Convencional, desarrollar estrategias poco convencional para generar el recuerdo de la marca en los consumidores.

Lo más importante es al principio de cada proyecto construir la identidad, así que veamos como hacerlo de forma diferente a través de algunos consejos.

Un nombre diferente y memorable

En  publicidad online muchas empresas tienen el mismo nombre. El 30% de las empresas en este sector tienen un “Ad” o “Media” en el nombre. A otras empresas no le ha salvado tener un nombre diferente de todo el resto pero aun así siempre ha sido un elemento diferenciador. Lo ideal es tener una historia que contar cuando lo pronuncias. Cuando eliges un nombre que destaca suele haber casi siempre preguntas sobre el significado.

Un logo que evoluciona contigo

La evolución de Twitter es un claro ejemplo de como detrás de un logo puede haber una historia interesante. No es el único y tampoco necesariamente el mejor ejemplo pero sin duda el pequeño pájaro azul le ha ayudado a la empresa dar una imagen positiva y establecerse como una de las top redes sociales. La marca de una empresa tiene una especial importancia cuando montas un proyecto con una apuesta a medio y largo plazo.

Uso de imágenes emocionales

Parece mentira el poder que tienen las imágenes. Con unas caricaturas por ejemplo se puede llamar su atención más que con cualquier otra imagen porque da la sensación a los consumidores que se encuentran delante de  algo realmente diferente.

La historia detrás del proyecto

La historia que hay detrás de un proyecto, una marca, una empresa se tiene que contar de forma amena y divertida para que los consumidores se enganchen a ella y tengan curiosidad. Contar una historia, una anécdota, una conversación, un chiste son todas formas de mostrar que detrás de la empresa hay un mundo hecho de personas reales.